25.2.16

DIARIO DE LA DESOCUPACIÓN

 Diario de la desocupación 
Pagina 45- Poder no rima con mujer. 
Voy a tomar prestadas las palabras de un amigo que bien señala que lo peor de cada hombre en este país está en su mujer. 
Los peruanos somos de naturaleza dócil a lo femenino? . No parecería por la forma peruana de expresar amor, que es dándose golpes.
Pero en la mentalidad mono bonobo peruana, el macho suele ser ocioso y la hembra mucho mas recursera por lo que inevitable y sibilina-mente toma el poder sin enunciarlo al ser ella la que pone las monedas.
Es raro que cuando acusen al marido la ruidosa (acaso vulgar) esposa calle, y si revisamos la lista de nuestros últimos gobernantes quizas tengamos una lista para el regocijo de los psicólogos.
Fernando (primero engañado por Carola y luego sumiso con Violeta) Alan (y su casi promiscua satiriasis con mentalidad de macho sudamericano) Alberto que cuando recupero el poder del manejo del dinero mando a electrocutar a Susana, Alejandro y su gringa manipuladora, tanto así que conociéndolo lo vendía como sano y sagrado, Alan renovado, con una mujer definitivamente mas firme, y Ollanta con su odiosa y latosa mujercita.
Todas tuvieron cámara de alguna manera, unas menos otras mas pero era obvio que los mencionados al decir en mi casa mando yo, bajaban la voz a tonos imperceptibles.
El elegido venidero debería ser un solitario pero ya saben, que se dice, de los solitarios maduros, así que no es un buen punto para ganar votos.
Al final y sinceramente, los grupos de poder gobiernan a través de sus esbirros pero es con las esposas con las que se coordinan los porcentajes.
La mujer es y será una incógnita pero siempre la preferiremos a la soledad, como los pugnaces aficionados al suicidio que somos.

HDP

24.2.16

DIARIO DE LA DESOCUPACION

Diario de la desocupación
Página 48 - Auto marginación 2 
Trato -a veces vanamente- de seguir los principios de Jobs (inspiradas palabras que no creo que el mismo las haya cumplido) y es que a partir de los endurecimientos de ciertas convicciones uno aprende a dejar de lado las cosas que no le gustan. 
No voy a fiestas ni a reuniones aparentemente fraternales que no sean específicamente familiares (conozco los miedos del ser humano muy bien y mas aun los miedos intelectuales y la vergüenza, propia de los ignaros) y menos a esas que se asemejan a las celebraciones de la película "La teta asustada" porque el mal gusto siempre hiere mis sentidos.
Cuando parece inevitable la celada escapo por la izquierda hacia un lugar que tenga tono multicolor y deseos enhiestos como cuando estaba en el colegio y jugaba en la manifestación de la vida de la manera mas irresponsable y menos culposa.

Este sábado, por ejemplo me fui donde hay mujeres muy cercanas a llegar con mucha mas facilidad al paraíso. 
El mundo es y será mejor sin mascaras.


15.2.16

DIARIO DE LA DESOCUPACION

Diario de la desocupación
Pagina 47- Amor
En mis tiempos no celebrábamos el día del amor y la amistad. El 14 de febrero era San Valentin a secas o el día de los enamorados.
Ese día (como hasta ahora) los telos reventaban porque el amor no se manifestaba jugando con la play sino con el intercambio de bifes. 
Siempre los hoteleros y los restauranteros hacen su agosto en nombre del amor, como si la promesa de la pasión se manejara entre los linderos de la cama y la frontera de la mesa.
No era si dentro de la habitación que dabas una ojeada por alguna indiscreta hendidura al cuarto vecino. Juego peligroso porque alguien conocido podría estar al otro lado. Y tambien mirándote.
No guardo recuerdos de los hostales y hoteles porque sabía que en todos estos lugares alguien te mira (el cuartelero siempre es un onanista de marras) y si hay posibilidad, hasta podrían quedar registradas tus bajas pasiones para luego aparecer en una página pornográfica mostrando tus limitaciones en las lides amatorias o lo que es peor tus virtudes eróticas.
Esta sociedad ha convertido lo que es perfectamente natural en farándula para los otros, y ha logrado elevar los polvos a la calidad de trofeos.
Hay un culto mentiroso al cuerpo. Porque que yo sepa si la pareja deja caer las tetas hasta el piso o suelta unas lonjas de mondongos, el excitado en cuestión no se va, ni se retira, muerde los labios y piensa que peores cosas se ha comido con un buen par de tragos de vodka y jugo de naranja.
El romanticismo (por creativo y por costoso) esta a punto de desaparecer, le sobrevivirán los poetas que riman corazón y canción y niño con cariño.
El día de los enamorados pasara todas las eras en la medida de que siga siendo tan comercial y aunque suena trillado o cursi, las mariposas en el estomago nos quedaran como referentes cuando pensemos en el amor.
Porque el amor, en este mundo anda medio muerto. Confundido con deseo exacerbado, conveniencia o simplemente con el miedo a la soledad.
Amar es mucho mas y quizás nunca lo sabremos por su propia esencia críptica, quimérica, definitivamente utópica.

23.6.15

DIARIO DE LA DESOCUPACION



Diario de la desocupación. Página 44.
Matrimonios productivos.
En la -vasta o escasa experiencia- que he adquirido he podido determinar que el éxito de los hombres ( mediocres y brillantes) esta respaldado por su propia voluntad y por la presencia de una mujer que es una especie de pilar de fortaleza.
Tengo condiscípulos meridiana-mente inteligentes que han sabido sumarle a su talento, la fuerza y disciplina organizativa de una mujer, algo parecido a lo de Mario Vargas Llosa cuyas mujeres, ( la Sra Urquidi y su prima la Sra Llosa) dieron la dirección adecuada al obvio talento de Mario llevándolo al star system mundial.
En otros, no tan favorecidos por luces, siempre medio zafios, poco cultivados, sin un libro leído en el haber, sino por el desarrollo de la hendidura occipital de la obediencia y sumisión he distinguido la fuerza de la mujer laburante, que los aupó sobre sus espaldas para hacerlos llegar a ese limite material de los caballeros que bajan la cabeza y embisten: casa, autos, lujos -juguetes al fin y al cabo- que una poderosa madre (y a la vez mujer) logra que el domesticado animal conquiste.
No hablo de los bragueteros. esa es una raza aparte y con fecha de vencimiento.
El casarse con una mujer rica no te saca del segundo plano al que regresas tarde o temprano, a través de la búsqueda de una piel mas joven o del expediente del licor o de las drogas o de la amargura que los alimenta.
Espero que nadie se sienta tocado por este comentario, después de todo yo soy el que proclamo el derecho de cada quien a la libertad del estilo que escoja para matar sus demonios o sus pulgas. Algunos las empiezan a matar de verdes viejos.
Y aunque me resulten patéticos, soy incapaz de señalarlos mas allá de su sueño.
Para eso recurren al paquete de las amigas antiguas, esas damas ajadas que a falta de un amor por amor o por fortuna se emputecen por algunas horas de libre albedrío, un viaje al interior, una joya no muy pretenciosa o quizás un poco de atención entre tanta garúa de soledad.
Yo soy el único culpable de lo que tengo y de lo que me falta pero nunca reniego de los años de placer extremo que me llevaron a esta especie de camino de santidad en donde ando -tentado por el deseo disfrazado de sublimaciones- pero con la conciencia tranquila de quien sabe que hizo lo que tenía que hacer.
Porque hasta para auto joderse y suicidarse hay que tener algo de clase.

23.4.15

LA INEXORABLE BREVEDAD DE LO ETERNO


Capítulo 1
Milagritos y Pepelucho.
Miró al espejo que flotaba en el techo de la habitación, la que le pareció un cubo lleno de reflejos. Tendido en la cama pensó que se podía afeitar, esa barba de náufrago de dos días, echado. Sonrío con una hilaridad ahogada.
Con las manos (como examinando texturas) recorrió los pies de Milagritos.
Con la mirada seguía sus piernas, sus muslos, su cadera generosa, sus pulposas nalgas, y con ella misma, conducía la exploración sus manos (apoyándose en lo que observaba en el espejo del cielo raso) así, intentaban, llegar al ojo ciego femenino lubricado por el placer.
Conocí a Pepelucho de niño, yo le llevo unos 8 años, en esa época yo tendría quizás veinte años y el doce, era un gordito de mirada extraviada, el cabello cortado al ras como una pequeña mata de hierba levantándose al sol, y mientras su tío Jorge lo llamaba para darle una propina, el, incansable y pausado, pateaba la llanta del poderoso Oldsmobile 78 estacionado en la puerta de la casa de su abuela.
Toma Lucho, le dijo su tío y ven a ver como meto un tacle asesino, ofreció.
Jorge bajo del poderoso Oldsmobile 78 y tomando distancia de una pared, pego un salto, golpeándola con la pierna derecha; que hizo que el muro se remeciera como si se fuera a caer, lo que Pepelucho observaba como seducido sin importarle si le caían encima, algunos ladrillos que se desprendieron desde arriba. Lucía como hipnotizado, con la boca abierta y el billete de veinte soles en la mano.
Milagritos rió de la anécdota, con un gesto coqueto mientras buscaba la entrepierna de Javier con sus pies. Comenzó a provocar una inmediata erección.
Animado por el juego, Javier se colocó a la cabecera y beso los labios gruesos, mordió los lóbulos de las orejas y trato de encajar concavidades y convexidades.
Milagritos correspondió el gesto, se colocó de lado y susurro, como desgarrando el silencio caliente de la tarde, ¿quieres hacérmelo por atrás?
De la novela "La inexorable brevedad de lo eterno"
Parte 1 Otredad de mí

3.3.15

LA MEJOR FORMA DE ESCRIBIR UNA DISCULPA


DIARIO DE LA DESOCUPACIÓN-
Pagina 32 - LAS DISCULPAS DEL POETA

Para quien suele vivir en estado de equivocación el asunto es muy sencillo, el solo acto de pensar (mal o bien) trae implícita la disculpa, osea ya esta en el paquete. 
No es que nos neguemos a aceptar errores (vivimos del y en el error) Es mas,  un escritor tiene suerte si no tiene que disculparse, la disculpa es el acto de destruir lo que hayamos escrito. 
Publicable o no, no hay forma de dar marcha atrás, solo el borrador, o la opción eliminar la publicación nos permite unos segundos de impunidad. De una falsa impunidad. 
Juzgados somos todos, los juicios son pesados como los parpados del poema de Benedetti (pesados como juicios) 
En una sociedad en donde no hay responsables por las cosas graves que conlleva el sistema, es patético y hasta ridículo pedir satisfacciones por opiniones que suenen vulgarmente machistas y tienen como referente un nombre. 
La generalidad no entra en esta categoría, y lo que se juzga no es el que sino el como, no es el fondo sino la forma. Y eso de viene de escalas valorativas distintas.
Es lo mismo decir, la señorita fulana tiene un hermoso derriere que escribir que tiene un rabo hermoso, hay una distancia de afeminamiento y huachafería y por el otro lado, de soecidad. 
Discúlpame, dice el poema de Cohen, si no me enamore de tu espíritu o de tu conversación. 
Caí rendido a tus pies cuando pude ver tu hermoso trasero. 
Algo así comente y he provocado las santas iras de las damas en base de cincuenta, que hasta han amenazado con no participar en los divertimentos grupales sino se me excluye de los mismos. 
No creo que se refieran a generalidades porque eso si sería de cuerdo de atar, de las que no me imagino siquiera buscando reparar en meditarlas. Tendría que andar esquivando a la gente por las calles. 
Los poetas nos disculpamos con un verso, y con eliminar lo escrito que es algo así como arrancarse el tiramisú de limón del cuerpo, pero si resulta tan importante, invierto en dos palabras: mil disculpas. 
En cuanto a las reuniones, descuiden , tengo prohibido por el medico (al que no hago caso) la ingesta de bebestibles espirituosos, y muchas cosas pendientes por lo que tengo pensado deprivar de mi augusta y enaltecedora presencia a mis condiscípulos del setenta y seis. Sin resentimientos.
La verdad es que tampoco me inspiran cosas nuevas. Uno siempre quiere mas a alguien, que a otro, son cosas irremediables de estas inconsciencias de la afinidad.
Por lo demás, salvo un par de buenas conversaciones, yo tampoco soy de los que dan mucho.
Amo mi soledad, me auto margino por vocación y si en este país no se es resentido social entonces se es un vano, un esnobista y un tonto. Definiciones en las que no pienso aterrizar. 
Dicho lo dicho y sin mas posibilidades de redención dejo estas líneas para quien se interese en leerlas, para que sepa que tras esta mascara Hipster, hay un ser que peca de resacas al escribir. 
Paz y amor como en los idos setenta. 
HDP